Who´ll stop the rain?

Llueve a cántaros, como decía la canción que tenía que llover, pero, ya está bien, ¿no? Acabo de llegar a casa de un intento de paseo matinal con Foxy y Golfo, mis perros, y aunque me he ataviado como dictan los cánones, un impermeable hasta más allá de las rodillas y unas botas “de agua” a los 10 minutos he tenido que volver del diluvio que caia. Eso si, los pertrechos han permitido que al contrario que en otras ocasiones, no haya vuelto empapado.

Llueve, y no llueve mansamente que digamos. Oía sonar el agua en la capucha del impermeable y no podía dejar de pensar en aquellos astronautas de uno de los capítulos de “El hombre ilustrado” que estaban en un planeta donde no paraba de llover, y tenían dos alternativas: o bien se quitaban el casco, con lo que el continuo golpear del agua en sus cabezas los volvía locos, o bien se lo ponían, y entonces, en continuo golpear del agua en los cascos provocaba un ruido machacón que los volvía locos.

Llueve, y no llueve mansamente, como salmodiaba Cela en “Mazurca para dos muertos”. Llueve insistente y violentamente, un día tras otro, con apenas unos ratos de aparente tiempo primaveral que parecen destinados a engañarnos.

Llueve real y metafóricamente. Esta semana ha habido un auténtico diluvio, y recordaba a Travis, en “Taxi driver” hablándonos en off diciéndonos aquello de que esperaba que algún día la lluvia limpiases las calles de escoria. Ha llovido y se ha llevado por delante un gobierno que ni siquiera sabe porqué llueve. O dice no saberlo. O piensa que por negar que lo sabe, lo que sabe que sabe, no sucedió jamás. Es freudiano. Pero también peligroso. Negar la realidad es más que un juego de niños. Lo que no se es si a esa lluvia, como un torrente, que se ha llevado un Gobierno, le seguirá una lluvia de barro, cual si de una plaga bíblica se tratase. O si escampará. “Vivir es fácil. con los ojos cerrados sin entender lo que ves” Esto era un verso de “Strawberry fields forever” y parte del título de la película de David Trueba. Y es algo que se repite una y otra vez en unos y en otros. Dejar de sentir el suelo bajo los pies es peligroso. Suele ir unido al síndrome del traje nuevo del emperador.

Llueve, y me acuerdo de aquel “Lluvia” de Lewis Milestone, y de “Huracán sobre la isla” de Jord, y de “Entre pillos anda el juego” y como a  Dan Aykroyd, parecía que ya no podía pasarle más y se ponía a llover.. y  más…

Pero también es cierto que me acuerdo de ese formidable remedio contra la tristeza que es “Cantando bajo la lluvia”. Hay esperanza. Más si sabemos que Gene Kelly rodó esa escena en julio con 40 de fiebre.

Llueve, y recuerdo canciones como “Rail”, ácida, o “it´s raining again”, luminosa, o aquel “Who´ll stop de rain” de Creedence Clearwater Revival que era mucho más que una canción…(y título de una película de Karel Reisz)

Y yo, como Tom Fogerty aunque sin su voz y su guitarra, me digo y os digo también…

And I wonder… Still I wonder.. Who´ll stop the rain?

Resultado de imagen de terry gilliam don quijote

PS. esta semana se estrena ese Don Quijote de Terry Guilliam. Sería imperdonable perderse una película heterodoxa y genial que huye de cualquier convención y camino trillado para poner al Quijote en el siglo XXI en plena forma. En el mundo sobran gigantes, o molinos de viento, y faltan muchos Quijotes. Y Sanchos Panza también que son aquellos que debieran decirle al Emperador que va desnudo, en lugar de decirle lo bien que le queda ese traje inexistente. Pensar que cuando Camarón cantaba “La leyenda del tiempo” no sabía que es lo que quería decir también nos consuela, y su estupendo documental que se estrena esta semana.

En El Planeta Lluvia

1 de junio de 2018

@Gerardo_DDC

Who´ll stop the rain?

Terry Gilliam: Un Quijote de Minnesota

Llevabamos casi un cuarto de siglo oyendo hablar del proyecto de Terry Gilliam de llevar a la pantalla El Quijote, y sabiendo todo lo que había que saber sobre su quijotesco empeño tras su particular “Lost in La Mancha” , de la que dejaron crónica filmada en forma de documental Keith Fulton y Louis Pepe.

Aquello sucedía allá por el 2002, y el buen Jean Rochefort dio con sus huesos en las estrellas (en la prosaica forma de una hernia de disco primero), que finalmente, cuando nos dejó, fueron menos metafóricas de lo que el buen Terry Giliam hubiera querido.

Reportaje de @DiasDeCine sobre Lost In La Mancha y los Quijotes en el cine

Hace tiempo que ya no está entre nosotros Jean Rochefort, pero el espíritu de Don Quijote, su maravillosa locura, no escapa de Terry Gilliam, como él mismo reconoce. Bendito sea. Yo se lo agradezco. ¿Debo explicar que soy fan suyo de forma incondicional?

Resultado de imagen de terry gilliam

Cuento esto porque hace unos pocos días pude ver en un pase privado “El hombre que mató a Don Quijote”, su plasmación final del Universo del Caballero de la Triste Figura tras años de quijotesco empecinamiento. Tras su naufragio en Los Monegros a comienzos del siglo XXI, debo agradecer a Tornasol y a Gerardo Herrero y a Mariela Besuievski, haber permitido que Terry Gilliam haya podido llevar finalmente a cabo su empeño. Ha merecido la pena. Ya he leído por ahí notas discordantes con lo que yo creo. Pero en su imperfección y desmesura (quijotesca) esta película es más perfecta y está más viva que otras miles que se antojan intrascendentes y sin alma.

Claro que nadie debería esperar que Terry Gilliam hiciera una adaptación ortodoxa del Quijote. En su visión hay más Quijotismo que en ninguna otra película que haya adaptado la novela de Cervantes, salvo, probablemente, el igualmente quijotesco empeño de Orson Welles.

Debo decir, empezando por el final, y contraviniendo de forma quijotesca lo que ha de ser el dogma de “introducción, nudo y desenlace”, que “El hombre que mató a Don Quijote” me fascinó. De principio a fin, como me fascinó “El imaginario del Doctor Parnassus”, “El Rey Pescador” o incluso “El teorema del Zero”. Yo sé que esto no ayuda, y que habrá quien salga corriendo antes de pensar siquiera en verla, pero yo soy muy quijotesco en mi ser. Yo aprendí a leer en el colegio con el Quijote desde los 3 años. Obviamente no me enteraba de nada, y lo abandoné… para retomarlo como se debe a la edad pertinente. Lo he leído varias veces, me parece divertidísimo y sobre todo un libro enormemente sabio. Algún día me gustaría hacer (siempre he soñado con ello) una película de su novela dentro de la novela que es “El curioso impertinente” que me parece lo más adaptable del Quijote, y plenamente actual como comedia de enredo.

Resultado de imagen de terry gilliam

No quiero decir demasiado, más allá de la emoción que me causó ver la película. De momento. En “El hombre que mató a Don Quijote” vemos a un director de cine convertido en el particular (y a la fuerza) Sancho Panza de un Don Quijote que ni siquiera lo es. Y una locura maravillosa que se traspasa de Quijote en Quijote. Vemos a menesterosos, a gigantes y a molinos de viento. Y a Clavileño. Y a la sin par Dulcinea, o quizás sean dos sin pares Dulcineas. O quizás todas las mujeres a las que amamos son la sin par Dulcinea.

Vemos a un magnate ruso hortera de solemnidad y a un productor de cine marrulleando para hacer su película. Vemos a Rocinante, y vemos el Yelmo de Mambrino. También vemos a sin papeles musulmanes y a la Guardia Civil. Incluso a Els Comediants, y las caras de Jordi Mollá, Sergi López, Olga Kurilenko, Stellan Skarsgard, Adam Driver o un gran Jonathan Price, un Quijote 100% Quijote, aún hablando en inglés.

Resultado de imagen de the man who shot don quijote

Le decían en “Cyrano de Bergerac” al buen Cyrano, que si se empeñaba en luchar contra los molinos de viento podría acabar con sus huesos en el suelo, a lo que él contestaba “o en las estrellas”. Terry Gilliam es uno de los últimos y más puros Quijotes que existen en este mundo, demostrando lo que bien sabía Cervantes: que aquel lugar de cuyo nombre no quería acordarse, bien podría ser de La Mancha o de Minnesota.

Gracias amigo Terry Gilliam por tu bendita y Quijotesca locura.

Resultado de imagen de the man who shot don quijote

Y como se dice en la película para darle final, o casi… “Don Quijote, nunca morirá”

Continuará… cuando se estrene la película y se hayan asentado en mis neuronas las sensaciones de este primer visionado.

Ah, se me olvidaba: Terry Gilliam dedica “El hombre que mató a Don Quijote” a Jean Rochefort y a John Hurt. Más grande no se puede ser.

En un lugar de La Mancha, o de Minnesota, de cuyo nombre no quiero acordarme…

A 10 de Mayo de 2018 (y publicado hoy por cosas de embargos)

@Gerardo_DDC

Once I was Lucky

 

Resultado de imagen de the godfather

Tengo un poco abandonado este rincón, que abrí para pode dar rienda suelta a mi desenfreno, pero últimamente se me han cruzado en el camino 3 asuntos:

Martin Scorsese y su premio Principe de Asturias en @DiasDeCine, motivo por el cual me pidieron un texto de urgencia para la web de rtve.es (y luego hicimos, hice, una pieza para @DiasDeCine)

El prologo que amablemente me habían solicitado para un libro de próxima edición sobre el cine de los años 80, y preparar un coloquio sobre “El Padrino” que hicimos el pasado lunes en los Cines Paz, para lo cual me volví a ver los Padrinos, y muy en particular los documentales de todo tipo y condición que acompañan a las películas en las ediciones en DVD y Blu Ray. Una vez más, quedé rendido al Padrino (una película en tres partes, y no tres películas como algunos creen) y volví a sentir emoción viendo un documental que vi hace unos 20 años titulado “A look inside”.

Ya superado ese aluvión, me gustaría hablar aunque sea brevemente de una preciosa película, “LUCKY”, la última del gran Harry Dean Stanton, dirigida por un tipo mucho más que interesante, John Carroll Lynch, actor a quien pudimos ver en películas como “Zodiac”,”Gran Torino” o mismamente “Fargo”, y quien demuestra como director un temple ejemplar para contar la historia de ese anciano al que conocemos por su nickname, “Lucky”  que se resiste a dejar de vivir, lo cual, seguramente, le convierte en una persona “forever Young”. Que por allí aparezca David Lynch (que no tiene nada que ver con el director de la película a pesar de compartir apellido) es un lujo, sabiendo como sabemos lo mucho que estimaba a su amigo Harry Dean Stanton, a quien su cámara mimaba en la tercera temporada de Twin Peaks. Lynch (David) hace un papel entrañable, un tipo que echa de menos a su tortuga, que se ha escapado.

En un pueblo perdido en medio de ningún sitio, con un sol deslumbrante y un aire transparente, Lucky repite día a día su ritual vital para reconocer en un momento que tiene miedo (a morir, entendemos). Cuesta creer que Harry Dean Stanton falleciera hace unos meses, pero tengo que recordar que yo mismo hice (con el pesar habitual) su “Habitación verde” para @DiasDeCine. Socarrona y vitalista, crepuscular y emotiva, la película tiene un final muy bonito, y el mismo Harry Dean se permite chapurrear en español, y lo que es mejor, cantar con alma en nuestra lengua.

Y no digo más… salvo que una vez, hace mucho tiempo, en 1984, volví en un avión desde San Sebastian a Madrid (tras el Festival de Cine) y en el asiento del otro lado del pasillo iba sentado Harry Dean Stanton. Una timidez absurda me impidió decirle nada de “Paris, Texas”, película que había ido a presentar al Festival, pero nunca olvidaré sus botas de cowboy. Yo me sentía un paleto ante aquel tipo que había buscado a Jonesy en la Nostromo. Y si, reconozco que una vez fui afortunado. O dicho en inglés, Once I was Lucky.

En algún sitio de la frontera…

a 10 de Mayo de 2018

Alma mater: somos nosotros

Esta semana llega a las pantallas “Alma Mater”, una estupenda película, dirigida por un para mí desconocido hasta ahora, Philippe Van Leeuw., de quién me entero, rastreando por ahí, que hasta ahora ha sido director de fotografía.

“Alma mater” cuyo título original, ” Insyriated”, pierde el simbolismo para ser mucho más prosaico, cuenta de una forma tan certera como demoledora, lo que es la vida normal de una familia tan normal como puede serlo en medio de una guerra cómo es la de Siria.

Esta semana llega a las pantallas “Alma Mater”, una estupenda película, dirigida por un para mí desconocido hasta ahora, Philippe Van Leeuw., de quién me entero, rastreando por ahí, que hasta ahora ha sido director de fotografía.

“Alma mater” cuyo título original, ” Insyriated”, pierde el simbolismo para ser mucho más prosaico, cuenta de una forma tan certera como demoledora, lo que es la vida normal de una familia tan normal como puede serlo en medio de una guerra cómo es la de Siria.

El primer plano es tan revelador cómo en principio engañoso: una lenta panorámica por el salón de una casa como la que podría ser la de casi cualquiera de los espectadores que puedan ver la película. Esa panorámica, tremendamente descriptiva, termina en una puerta cerrada a cal y canto con algo más que un cerrojo.

En la película, el director nos cuenta el discurrir de esa familia durante 24 horas, tratando de mantener una cotidianidad todo lo normal que puede entenderse como tal, mientras, ventanas afuera, los francotiradores y los ruidos de aviones o de bombardeos, se suceden con una frecuencia que intuimos va a ir a más.

Hiam Abass está tan estupenda como ya nos había demostrado en películas como “Paradise now” “los limoneros” o “the visitor”, y aquí es esa madre cuya alma inunda la película, tratando de cubrir con ella a su familia y protegerla de todos los males de este mundo que se ceban con ella.

La dirección es precisa, sin ninguna pretenciosidad, y el guion a la altura, alternando momentos de una paz aparente con otros de incierta brutalidad o cuando no, totalmente cierta. A destacar la presencia en ese piso de Diamand Bou Abboud, a quien hemos podido ver también estos días en las pantallas en la igualmente estupenda “El insulto” haciendo de abogada.

Viendo “Alma Mater” no puedo dejar de pensar que esas personas a las que vemos en su casa somos nosotros mismos. Aunque quizás el verbo que tendría que emplear sería el condicional, en el no tan hipotético caso, visto lo visto de la condición humana, de que fuésemos nosotros los protagonistas forzosos de una historia de ese tipo.

Me reconozco en esas personas que tratan de vivir una vida lo más normal posible en una casa tan normal como es la mía, y los reconozco en los informativos que cada día nos muestran a personas como esas tratando de llegar a Europa, bien en pateras, o bien tratando de cruzar las fronteras de Europa.

Resultado de imagen de hiam abbass insiria

Esa familia podría estar perfectamente entre las personas que al comienzo de la contundente y simbólica “Jupiter’s Moon” trataban de entrar en Hungría.

Hay quien no lo sabe aún pero esas personas somos nosotros.

En un viernes 13.

@Gerardo_DDC

#AlmaMater en @DiasDeCine, por @Alberto_DDC

Los (sin)amores de Juliette

Veía el otro día “Un sol interior” y debo reconocer que me gustó mucho, aunque tenia alguna opinión de algún amigo no tan favorable. Pero lo mejor, siempre, es la opinión de uno mismo. Si te equivocas, que sea por tu culpa. O por culpa de Juliette Binoche, maravillosa y luminosa (de nuevo), en esta película

“Un sol interior” (“Un bello sol interior” en original), que está dirigida por esa mucho más que interesante cineasta llamada Claire Denis, es la adaptación de un libro (que no he leído) de Roland Barthès titulado “Fragmentos de un discurso amoroso”. Puede que no sepáis de Roland Barthès: fue un semiólogo francés, o sea, alguien muy sesudo. Yo huía de esta gente cuando me tocó tenerlos cerca. Hoy día tengo la teoría de que esta gente se aburría tanto,  incluso se aburrian tanto  a si mismos (por el postureo ideológico de la época y ña necesidad obligatoria de ser plumbeos y cripticos) que finalmente tenían que reventar por otro lado. Y de ahí surge una novela como esta (que ahora me apetece leer). Ahora que lo pienso,  quizás los plumbeos y pedantes insoportables eran quienes me hablaban de gente como Roland Barthès.

Resultado de imagen de Fragmentos de un discurso amoroso

Juliette Binoche, guapísima y esplendorosa en la madurez de la mujer que representa en la película, Isabelle, anda atribulada entre su trabajo en el mundo del arte, y las tribulaciones de su corazón, divorciada como está, con una hija a la que no acaba de cogerle el punto, y una galería de pretendientes desfilando ante su vida y nuestra mirada que son, digamoslo abiertamente, a cual más patético. Y por consiguiente todos esos encuentros de mayor o menor duración serán patéticos e insatisfactorios. Y aunque a fin de cuentas, creo que el desamor es más poético que el amor, como dice la canción de Springsteen, “Dos corazones son mejor que uno”, (aunque a saber como).  En esa búsqueda  se embarca Juliette, y en eso se embarca la directora, Claire Denis, sin caer en la zafiedad ni en la gratuidad en ningún caso, pero sin renunciar a una cierta explicitud sexual que para mi es siempre pertinente  elegante.

Yo diría que solo por disfrutar de los sinamores de Juliette “Un sol interior” ya merece la pena. Pero añado que al final surge un personaje oculto hasta entonces, una especie de Chaman espiritual al que da vida Gerard Depardieu, que no tiene desperdicio, y que es a quien escuchamos esas palabras que conforman el título de esta película.

Resultado de imagen de un bello sol interior depardieu

Y si, lo reconozco, las miradas de Juliette Binoche me derriten. Uno no es de piedra.

En el interior de un sol

a 6 de abril de 2018

@Gerardo_DDC

Hasta el infinito.. y ¡más allá!

Hoy, 2 de abril de 2018, se cumplen 50 años de la premiere de “2001 una odisea espacial” en Whasington DC. una de las películas de mi vida (si, ya se, tengo unas cuantas)

Por esas cosas cosas que no son del todo comprensibles, yo puedo decir que vi la película muchas veces antes de verla por vez primera. La vi muchas veces en mi imaginación, viendo las fotos que salían en el libro que había editado Salvat en su biblioteca básica. Como de eso ya he hablado en otro post sobre mis apuntes, recuerdos y fantasías, ah`´i lo dejo.

Cuando la vi finalmente, fue allá por 1978 (más o menos). Se que fue despues del éxitazo de “La guerra de las galaxias” porque en los carteles de la película aparecía una frase de George Lucas que venía a decir algo asi como “2001 es la película que yo siempre hubiera querido hacer”.

Y cuando la vi, sentí que un puzzle se completaba ne orden, un puzzle de imàgenes formadas por un recuerdo futuro fruto de esas lecturas multiples del libro y de ver una y otra vez esas fotos.

Con los años, llegué a verla en el cine más de 40 veces. Se que puede ser objeto de sospecha, eso de “más de 40 veces”, pero es rigurosamente cierto. Pasada esa cuarentena, dejé de llevar la cuenta. Como anécdotas, una vez la vi en un cine donde había ratas pasando entre las butacas, y otra en un cine donde la pusieron con los rollos cambiados. Detrás de mi dos chavales (bueno, yo era un chaval también) decían “no entiendo nada” y el otro le contestaba “a mi me habían dicho que era muy rara”.

Yo poco puedo decir nada sensato sobre 2001. Todo es emocional, por más que emocionalmente aprecie su exquisita forma cinematográfica, con esa elipsis que cubre todo el arco de la existencia de la humanidad. NO puedo decir nada que no sea emocional sobre esa música que no era su música, y si la de Alex North que Kubrik finalmente no utilizó. Ya da igual.Por más que tenga esa banda sonora inédita, 2001 siempre tendrá el “Asíhabló Zaratrusta” y “El Danubio azul” además de la inquietante música de Grigori Ligeti.

Que HAL 9000 sea una máquina que se rebela contra sus creadores, que medio siglo después de su estreno nada “cante” a nivel técnico (o mejor dicho, de tecnología) y que las preguntas que nos hacíamos nos las sigamos haciendo hoy, me reconfortan. Podemos vivir en ese OASIS que Spielberg, admirador confeso de Kubrik, denuncia en su maravillosa “Ready Player One” o podemos pensar. Kubrick nos invitaba a lo segundo.

Yo se que no dudaría ni un segundo en subirme a la Discvovery e ir “hasta le infinito y más allá”, que, por cierto, era lo que decía Buzz Lightyear como mantra en la igualmente maravillosa “Toy Sotry homenajeando a 2001.

Han pasado 50 años. Yo ya tengo unos cuantos, pero me siento como Moonwatcher y aquel astronauta en la luna, quienes,separados por millones de años, respondían de igual modo ante lo desconocido. Han pasado 50 años y como HAL 9000,  a veces, “mi cabeza se va….” con ese trip final paradigma de toda una época.

En TMA-1 a 2 de abril de 2018

“está lleno de estrellas”

@Gerardo_DDC

 

El hombre? Tranquilo

Eso de “El hombre tranquilo” tiene su aquel. En primer lugar porque es una de mis películas favoritas de siempre, y desde luego la película que más veces he visto en el cine. Cuando paré de contar llevaba ya más de 40 veces.

La primera vez que la vi fue en la Filmoteca Nacional, como tantas y tantas otras maravillas que por aquel entonces solo podían verse en sitios como ese.
No es el síndrome del Abuelo Cebolleta es que entonces no había ni DVD ni siquiera VHS ni Netflix ni HBO ni Movistar + ni nada de eso.

Yo recuerdo que la primera vez que la vi, en una copia espantosa, con unos colores desvaidos y llena de rasguños, me parti de risa y me sentí trasladado a otro universo, que es lo que pasa cuando ves una buena película de verdad.

Y recuerdo que unos años después la reestrenaron, algo que entonces sucedía de cuando en cuando, en el cine Pompeya de la Gran Vía, qué obvio es decir también hace tiempo que ya no existe. Como decía el narrador (El padre Lonergan): “Empezaré por el principio”

Por aquel entonces ya me sabía los diálogos de memoria y por supuesto estaba también enamorado de Mary Kate Danaher, aquella maravillosa Maureen O’Hara, y ya puestos hasta me sabía prácticamente todas las canciones tabernarias irlandesas. “He was a wild colonial boy…. ”

Pero años después mi enfermedad se agravó. Visto en perspectiva creo que obviamente tenía mucho tiempo además de gran devoción porque cuando la ponían en la Filmoteca Nacional me las apañaba para ver todos y cada uno de los pases que había. Una y otra vez.

Que no cunda el pánico, porque esas cosas también las hacia con otras películas, como por ejemplo “la fiera de mi niña” o “2001 una odisea espacial”. Eran otros tiempos, yo era mucho más joven y además obviamente tenía un tiempo que ahora no tengo. Pero doy por maravillosamente bien empleado el tiempo de todas y cada una de las veces que vi y volví a ver esas películas y otras tantas que sería extenuante, y petulante, citar.

El hombre tranquilo me parece una película exultante y vitalista. Un hombre tratando de huir de su pasado volviendo a su tierra natal que viene su Ítaca soñada, Sean Thorton, tremendo John Wayne, “homérico” . Una mujer que quiere ser ella misma y que lo hace a costa de todas las convenciones aunque a veces parezca que para serlo tenga que usar las propias convenciones sociales que la constriñen. También hay mucha cerveza corriendo, unos tipos del IRA que son muy graciosos, el hermano de Mary Kate, Will “red” Danaher, qué es un fortachon de buen corazón en el fondo.
Está la viuda, Tillane, y dos reverendos uno católico y otro protestante, el padre Lonergan y el reverendo Playfair. Y en el universo inequívocamente fordianos en el que nos invita a sumergirnos ese señor que se llamaba John Ford el cura católico invitaba a sus conciudadanos a jalear al cura protestante para impedir que cerrasen su humilde Iglesia por falta de feligreses.

De remate estaba por ahí Michaleen Oge Flynn, borrachuzo, casamentero y corredor de apuestas local, y el mismísimo hermano de John Ford, Francis, resucitando al borde de la muerte ante la Pelea del Siglo. ¿Hay quién de más? Ah, si, claro, la musica de Victor Young.

Tras muchos años hace tres o cuatro se restauró “El hombre tranquilo” y pude verla de nuevo en el cine con unos colores como nunca había visto. Algo parecido sucedió con “La Reina de África”, pero debo confesar que en mi memoria emocional lo que perdura son aquellos colores desvaidos y aquellas copias en un estado no demasiado presentable te vi cuando tuve que verla. A eso es a lo que yo llamo educación sentimental. Y a “El hombre tranquilo” es lo que yo llamo una absoluta obra maestra.

Por ese beso que es uno de los más grandes besos de la historia del cine:

En Inesfree, a 1 de abril de 2018.
@Gerardo_DDC

Continuará… cuándo Sean Thorton y Red Will Danaher terminen su homérica pelea.

#HappyBirthday #ChristopherWalken

Yo juraría que la primera vez que vi a Christopher Walken fue haciendo de el hermano lunático de Annie en “Annie Hall”, aquel loco que le confesaba en la soledad de su habitación a Alvin que cuando iba conduciendo y veía a un coche venir de frente le daban ganas de estrellarse con él. En un rato ese lunático le llevaba en el coche en medio de la noche al personaje de Woody Allen aterrorizado.

Desde aquella primera vez Christopher Walken siempre me ha fascinado por su presencia en pantalla, entre inquietante y vulnerable. Vulnerable desde luego, y también inquietante por los juegos qué hacía, era su personaje en “El cazador” metáfora de toda una juventud destrozada.

Todo hacía pensar que Christopher Walken sería una enorme estrella, pero por algo que se me escapa, y al igual que algunos otros grandes de su generación nunca llego a serlo. Y con todo, es para mí, uno de los incontestablemente grandes de los últimos 40 años. Hoy 31 de marzo Christopher Walken cumple años, 75, y quiero recordarle siquiera brevemente, en algunos de esos papeles que no puedo concebir sin su presencia.

Estoy pensando en aquel tipo que bailaba increíblemente bien en “Pennies from heaven”, o en aquel enfermizo y perturbado protagonista de, “La zona muerta”, “Sleepy Hollow” o en “El Rey de Nueva York”. Imposible por supuesto olvidar su personaje en “True romance” como aquel famoso que dirima dialécticamente primero y expeditivamente despues, con Dennis Hopper sobre si los sicilianos eran o no eran negros.

O como aquel padre tan desastroso como entrañable que interpretaba en “Catch me if you can”, esa hermosísima película de Steven Spielberg, ese director por cierto al que algunos adoramos y otros detestan simplemente por ser americano y tener éxito.

Le vi a hace relativamente poco en otro papelón en “Siete psicópatas”. Y si, también le he visto a veces haciendo papeles puramente alimenticios.

Christopher Walken tiene una de las presencias más subyugantes poderosas y magnéticas que he visto en el cine en el último medio siglo. Le acompaña su voz, y esos ojos que serán siempre los de un niño. Felicidades Christopher Walken.

Resultado de imagen de christopher walken deer hunter

En Any Hole. 31 de marzo de 2018. @Gerardo_DDC

Gerardo Sánchez
@Gerardo_DDC

A Dios rogando, y con el Cine dando

¡Que pereza me da la Semana Santa! mucho más que las navidades, no se bien el motivo. Recuerdo de pequeño las procesiones, la programación especial en la ya de por si paupérrima televisión que existía, que ya era la española, y en las radios. Todo era tristísimo, y se suponía que creer en Dios era lo que debía ser “per se”. Lo único bueno de la Semana Santa, y digo bien: “único”, eran las torrijas. Ayer, hoy y mañana. Será que es verdad eso que dicen los creyentes (yo no lo soy) “Dios aprieta, pero no ahoga”

Resultado de imagen de ben hur dios

También recuerdo que ya en los años 70 aquello cambió algo y en Semana Santa ponían películas que, vale, hablaban de Dios, y de la crucifixión y de todas aquellas cosas, pero.. joder, eran muy buenas. “Ben Hur” claro, “La historia más grande jamás contada”, “Quo Vadis?” o “Espartaco” incluso también ponían en esa TVE de entonces cosas tan raras como “Dies Irae” u “Ordet”, y más raro aún, “El evangelio según San Mateo” de un tipo que tiempo después me enteré de que era nada menos que comunista: Pier Paolo Pasolini.

Resultado de imagen de ordet dreyer milagro

Hace unos días veía dos película de Ingmar Bergman, “El manantial de la doncella” y “como en un espejo” por aquello de que el próximo 14 de julio será su centenario, y hay que ir pensando en darle un merecido homenaje. Ingmar Bergman era un descreído. Diría que como yo, si no fuera porque se que no es cierto. El descreimiento de Ingmar Bergman es más parecido al de Luis Buñuel, salvando que la idea de la existencia o la ausencia de Dios le viene a uno del protestantismo y al otro del catolicismo.

Resultado de imagen de los comulgantes

Resultado de imagen de buñuel tristana

Yo tuve una educación de pequeño en la que Dios estaba omnipresente, aunque creo que para la época no fue tan machacona como me consta que sufrieron otras personas que conozco. Y sin embargo me recuerdo a mi mismo de pequeño, por un lado aterrorizado con aquellas historias de crucifixiones, de pecados, de vida eterna y de condena eterna, y por otro lado diciéndome a mi mismo ya a temprana edad algo así como “esto no puede ser, es imposible”. Por si acaso, y como era un rollo, y a pesar de que los lunes en el colegio nos preguntaban el evangelio que habían dicho en la misa del domingo, yo dejé de ir a misa, aunque eso si, leía el evangelio en el periódico “Ya” (católico confesional) y así salía del apuro el lunes. Con el tiempo me decanté definitivamente y sin dudar por lo segundo, el creer que lo normal era no creer, lo que me ocasionó ya algo mayor, cuando hacía COU (para los milennials: curso de orientación universitaria) que un pelmazo del Opus Dei quisiera convertirme y salvarme de las eternas llamas del infierno. Que horror. Desde entonces odio el proselitismo. Imagino que aquel muchacho, un “pera” que se decía en la època, se flagelaría por su fracaso conmigo. Pero yo no he nacido para seguir a nadie. Tiempo después supe que los Byrds tenían una canción con ese título. Y que salia en la generaciónal “Easy Rider”

El caso es que el otro día estaba en la redacción de Días de Cine escuchando a Robert Guédiguian hablar de “El evangelio según San Mateo” en unos términos incontestablemente hermosos (y que ya tendréis ocasión de ver en el programa), siendo ademas que Guédiguian es alguien de eso que llamamos “de izquierdas”.

Resultado de imagen de el evangelio segun san mateo

Pero me doy cuenta de que nunca Dios estuvo más presente que en las clamorosas ausencias de Ingmar Bergman, en general en todo su cine, pero muy en particular en esas películas que he citado antes, y en las dos que, con “Como en un espejo” conforman “la trilogía del silencio”, o sea, “Los comulgantes” y “El silencio”. De que pocos descreídos han tenido a Dios más presente en sus creaciones que Luis Buñuel, de que un milagro es ridículo en una película catequista, y sin embargo es emocionante en “Ordet”, o de que el Evangelio más auténtico que se ha visto en el cine es el que puso en imágenes, sencillas y auténticas, ese “demonio’ de comunista llamado Pier Paolo Pasolini.

Resultado de imagen de el evangelio segun san mateo

A mi si me emocionan esas películas que hablan de Dios desde el descreimiento más absoluto. Siempre me molestó la palabra “ateo”, pues es la palabra que usan los que creen para definirnos a quienes no creemos, dando por hecho que negamos la existencia de algo que existe, cuando obviamente no es así. Yo no soy tan estúpido de negar la existencia de algo que existe, simplemente niego la existencia de algo que otros dicen que existe. Y además, Stephen Hawkings dijo aquello tan claro en su libro “Una historia del tiempo”: “El universo no necesita a Dios para ser explicado”. El cine tampoco, pero desde mi descreimiento, si una película sobre Dios es buena, bienvenida sea, y que cada cual piense lo que quiera pensar, pero por favor… Que estamos en 2018!

Resultado de imagen de ingmar bergman

Resultado de imagen de buñuel nazarin

Resultado de imagen de dreyer

Resultado de imagen de pasolini el evangelio

En la duda más certera, a Viernes Santo, (perdón) a 30 de marzo de 2018.

@Gerardo_DDC

Blog de WordPress.com.

Subir ↑