LA CASA JUNTO AL MAR

Una de las cosas que detesto es hacerme fotos con la gente a la que admiro y tengo oportunidad de conocer gracias a la suerte que tengo siendo director de Días de Cine. Me parece un tanto impertinente decirle a alguien que se haga una foto conmigo porque me parece que lo que estoy pidiendo es satisfacer mi vanidad. Es cierto que alguna vez alguna persona de estas me ha pedido hacerse una foto conmigo, y en ese caso he aceptado encantado. Me pasó con esa persona a la que dicen me parezco un montón, Danny Boyle, y me pasó mas recientemente con una persona entrañable, maravillosa y sabia, de nombre Nick Park, el padre de Wallace y Gromitt.

Screenshot_20180221-103839_2.png

Digo esto porque he tenido la ocasión recientemente de estar cenando con dos personas a las que admiro profundamente. Él es Robert Guédiguian, y ella es Ariane Ascaride, compañera vital y cinematográfica del director. Debo decir que ambos maravillosas personas.

Todo esto viene a cuento de “La casa junto al mar” la nueva película de Robert Guédiguian que se estrena esta semana en España. En @DiasDeCine hicimos un preestreno junto a nuestros amigos de @Golemfilms, y tras la proyección disfrutamos, porque el verbo es disfrutar, de un coloquio maravilloso con estas dos personas fabulosas. Debo decir que además estaba Matilde, que es la traductora habitual de Golem y que es un personaje en sí misma, además de mi amigo y compañero en @DiasDeCine Alberto Bermejo llevando el coloquio.
Según iba avanzando el coloquio me di cuenta de varias cosas. En primer lugar que al escuchar a Robert Guédiguian hablar de Frank Capra, corroboré lo que siempre he pensado de sus películas: que comparten aquel espíritu de solidaridad y amistad entre los más humildes, evidentemente en un contexto distinto. Pero según avanzaba el coloquio me di cuenta de una cosa, que por un lado me hacía mucha gracia, y por otro lado me causaba profunda emoción. De repente vi que Robert guediguian y Ariane Ascaride venían a ser una especie de reencarnación cercana de Federico Fellini y Giulietta Masina. Cuando terminaba el coloquio así se lo dije, indicándoles además que me parecía que “El cumpleaños de Ariane”, una de las últimas películas del director, hecha a imagen y semejanza y como homenaje a su musa y compañera, podría ser el equivalente a “Giulietta de los espíritus”. Puede que no me hiciera una foto con estas dos personas estupendas, pero me consta que le gustó mucho esto que les dije.

Y todo esto viene claro a cuenta de “La casa junto al mar”, la película, como dije antes, que se estrena esta semana. Guediguian vuelve a reunir a su troupe de actores para retomarlos 30 años después de “Ki lo sa? “, película de 1985, un fragmento de la cual se permite introducir en “La casa junto al mar”, a modo de Flashback. Que además suene en ella el “I want you de Bob Dylan” son palabras mayores.
Guediguian nos contó en el coloquio, ante una aguda observación de uno de los asistentes, que la película no tenía más música que ese fragmento de Bob Dylan y un fragmento de evocación de Ariane ascaride en el que incluía la música compuesta por Alexandre Desplat precisamente para “Qui lo sa” en 1985, mucho antes por consiguiente de que el músico se convertirse en la referencia que es ya desde hace un tiempo.

En la película, que es lo que debiera interesar en esta digresión, Guediguian nos viene a contar el futuro de aquellos jóvenes que salen en el flashback, para quienes el futuro estaba por escribirse. El quebranto familiar ocasionado por la repentina enfermedad del padre hace que se reúnan los hermanos, que ciertamente es obvio se han distanciado.
En esa reunión inesperada, Guediguián desgrana su discurso humanista, desde la izquierda en la que él se sitúa, sin subrayados y sin trazos gruesos, lamentando lo que se ha perdido o aquello a lo que nunca se llegó, pero al mismo tiempo, sin renunciar un ápice vez a su idealismo.

Escuchamos a Robert Guediguian en el coloquio contarnos lo que le hemos oído en diversas entrevistas incluida la que dio a Días de Cine, qué fue el atentado del Bataclan de París, ocurrido muy cerca de donde tiene sus oficinas, lo que le empujo a hacer esta película, al constatar como un atentado terrorista tan cruel convertía en blancos fáciles a los inmigrantes.

En medio de esa crisis familiar lo que nos presenta Guediguian es otra crisis mucho más grande, qué es la de los inmigrantes ilegales que llegan a las costas de ese mundo tan civilizado que llamamos Europa, y en el cual nos sentimos, ahora por lo menos, muy seguros. Al encontrarse con unos niños escondidos en el bosque, los hermanos no dudan un segundo en ayudarles, clandestinamente por supuesto, dado que en este mundo civilizado en el que vivimos, dar socorro a un inmigrante ilegal nos convierte en sujetos fuera de la ley.
Dado lo fácil que es hacer demagogia con temas sentimentales, puedo dar fe de que la demagogia no figura en el relato que Robert Guediguian nos ofrece, y si la emoción. Nos contaba Guediguian también en ese coloquio inolvidable, qué puede que la Ley tenga una preeminencia en un estado de derecho, pero que la moral es algo de orden superior. Y esto, que entiendo que es algo que puede ser el recurso fácil para algunos justificar cosas injustificables, es algo que yo entiendo como algo moralmente cierto.

“La casa junto al mar” es una película emocionante y emotiva llena de calor humano, hecha por buenas personas para que las buenas personas y para que las que aspiren a serlo puedan sentirse reconfortadas.

En mi casa, a 23 de marzo de 2018
@Gerardo_DDC
(Continuará…)
casa-junto-mar_TINIMA20180320_0274_5.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: